ARSENICUM ALBUM

Arsénico.

GENERALIDADES

Postración grande y rápida al menor ejercicio. Ansiedad y agitación. Dolores ardorosos. Olor cadavérico de las secreciones.

AGRAVACIÓN: Después de media noche, de la una a las tres de la mañana, por el frío y la humedad, por las bebidas y los alimentos fríos, por el alcohol, el vino, el ejercicio, estando acostado sobre el lado afectado y con la cabeza baja.

MEJORIA: Por el calor, las bebidas calientes y la cabeza alta.

LATERALIDAD: Derecha (cabeza, pulmón. abdomen).

PERIODICIDAD: Cada día: cada 2, 3, 4 ó 15 días; cada 6 semanas: cada año. La duración de la periodicidad se encuentra en relación con la cronicidad del padecimiento.

SINTOMATOLOGÍA

Postración profunda que sobreviene rápidamente. Alternancia de agitación y depresión en el mismo día. Un momento se siente muy bien y lleno de vida, y a otro momento se encuentra muy deprimido y con una debilidad intensa. Agotamiento por el menor ejercicio.

ANSIEDAD CON TEMOR A LA MUERTE ( Aconitum). El temor a la muerte sobreviene bruscamente cuando el enfermo está solo, cree que está perdido, que es incurable y rehúsa obstinadamente tomar los remedios que se le administran.

AGITACION INTENSA: No puede descansar tranquilo, cambia de lugar continuamente a pesar de su gran debilidad, está muy débil para moverse y pide a cada rato que lo muevan de su cama. Agitación física y mental que se agrava DE LA UNA A LAS TRES DE LA MAÑANA.

Despierta bruscamente con una angustia terrible como si fuera a morir, ansiedad que le obliga a levantarse de la cama. DOLORES ARDOROSOS como si carbones ardiendo estuvieran aplicados sobre las regiones afectadas; siempre MEJORADOS POR EL CALOR. Los dolores generalmente son periódicos: el enfermo está un día bien y un día mal.

Ardores en los ojos con lagrimeo ácido, quemante y excoriante. Edema de los párpados, SOBRE TODO DE LOS INFERIORES (Apis, Phosphorus). Fotofobia intensa y dolores supraorbitarios que mejoran por el calor.

Otorrea excoriante ofensiva, poco abundante, con dolores agudos en los oídos y zumbidos.

Boca seca. Labios secos, apergaminados y agrietados. Lengua seca y roja con bordes dentados, algunas veces de color obscuro. Resequedad de la faringe con ardores de garganta y tendencia a las aftas y a las ulceraciones. Olor fétido del aliento y de la salivación.

El enfermo bebe poco pero seguido. SED POR PEQUEÑAS CANTIDADES DE AGUA HELADA que descansa como un peso sobre el estómago y en seguida es arrojada (Phosphorus).

No puede soportar la vista ni el olor de los alimentos.

Dolores gástricos, ardorosos, después de haber ingerido frutas, cremas heladas, bebidas alcohólicas o después de una intoxicación alimenticia por alimentos descompuestos.

VÓMITOS VIOLENTOS inmediatamente después de haber bebido o INGERIDO CUALQUIER COSA. Vómitos que no mejoran, pútridos, viscosos, de alimentos o sanguinolentos.

Abdomen distendido y doloroso. Dolores ardorosos que mejoran por aplicaciones calientes. DIARREA CON VÓMITOS (Veratrum album) después de haber comido o bebido, seguida de postración intensa en desproporción con la cantidad evacuada. Evacuaciones pequeñas, irritantes, ardorosas, obscuras, negruzcas, algunas veces de olor pútrido, cadavérico y sanguinolentas.

Evacuaciones disentéricas, con dolores ardorosos, enfriamiento de las extremidades, vómitos y postración.

Las defecaciones de Arsenicum son particularmente irritantes y producen excoriaciones perianales con prurito y ardor que mejora por aplicaciones muy calientes.

Siempre friolento, con temor al frío, desea estar caliente y siempre tiene deseos de respirar aire fresco. Se pone rápidamente ansioso si se encuentra en una atmósfera confinada.

Coriza acuosa, quemante, excoriando el labio superior, mejora por el calor. Fiebre de heno periódica que mejora por el calor.

Opresión rápida por el menor movimiento, ASMA DE MEDIA NOCHE A LAS TRES DE LA MAÑANA, obligando al enfermo a levantarse, con ansiedad, agitación y temor a la muerte. Tos seca, agotante, seguida de expectoraciones poco abundantes y espumosas, con saliva espumosa.

Dolor fijo, agudo, en el tercio superior del pulmón derecho a nivel del tercer espacio intercostal.

Palpitaciones con debilidad y temblores. Aceleración del pulso por la mañana y por la menor causa. Tendencia a las hemorragias: sangre negra, irritante y pútrida.

Ardores al orinar con micción involuntaria. Albuminuria.

Reglas adelantadas y muy abundantes: sangre negra, irritante, pruriginosa. Dolores ardorosos y tensivos en la región uterina y a nivel de los ovarios, sobre todo del ovario derecho que se agrava por el menor ejercicio y mejora en una habitación caliente y aplicaciones calientes.

Leucorrea ácida ardorosa, irritante, amarillenta, pútrida, corrosiva, sobre todo cuando la enferma está de pie.

Amenorrea con leucorrea pútrida y excoriante. Edema de las partes genitales con prurito.

Piel arrugada, seca, apergaminada, escamosa, con pequeñas escamas furfuráceas que se desprenden fácilmente; la piel se encuentra cubierta de sudores fríos y viscosos en los accesos febriles.

Ardores y prurito que se agravan por la noche, de la una a las tres de la mañana, mejoran por aplicaciones calientes. El enfermo se rasca hasta que la piel se arranca, la piel arde como fuego, entonces la comezón cesa pero tan pronto como el escozor es disipado el prurito reaparece de nuevo.

Erupciones escamosas como de salvado, duras, que se agravan por el frío y el rascado, sangran fácilmente pero sin supuración. Eczema que se agrava en el invierno (Petroleum, Psorinum).

Furúnculos, ántrax, úlceras con ardores intensos que disminuyen por el calor y tendencia a la gangrena seca, con secreción pútrida y gaseosa. Várices ardorosas.

Tendencia a los edemas localizados o generalizados, piel pálida y serosa.

CLÍNICA

Tríada sintomática: agitación con ansiedad y temor a la muerte. Ardores que disminuyen por el calor. Olor cadavérico de secreciones y excreciones.

Este es un enfermo que tiene necesidad de oxigenarse. Friolento, se abriga y sin embargo quiere estar constantemente con la ventana abierta. El retorno periódico de los síntomas es característico y el intervalo entre cada manifestación es tanto más grande cuanto el padecimiento sea más crónico. Las indicaciones clínicas de Arsenicum son múltiples. Todas las enfermedades infecciosas necesitan de este remedio: fiebre tifoidea, neumonía, abscesos o gangrena; igualmente todos los estados diatésicos, asma, eczema o psoriasis. Su acción es considerable en el cáncer.

Enfermedad de Addison. Albumjnuria. Anemia. Antrax. Ascitis. Atrepsia. Bronconeumonía. Ciática. Cólera. Colecistitis. Convulsiones. Coriza. Diarrea. Difteria. Disentería. Disnea. Equimosis. Endocarditis. Fiebre intermitente. Fiebre amarilla. Furunculosis. Gastralgia. Gripe. Hematemesis. Hemofilia. Hemoptisis. Hemorragia. Hemorroides. Impétigo. Lupus. Melancolía. Nefritis. Neuralgias. Neuritis. Noma. Edema. Paludismo. Pericarditis. Peritiflitis. Pleuresía. Púrpura. Sarampión. Temblores. Tuberculosis. Tumores. Ulcera del estómago. Ulcera varicosa. Viruela. Vómitos. Zona.

RELACIONES

Aconitum (mentalidad). Phosphorus, Rhus toxicodendron, Veratrum album (trastornos digestivos). Kreosotum (secreciones irritantes). Lachesis (toxemia).

En una evolución desfavorable, Phosphorus y Carbo vegetabilis son los remedios más próximos de Arsenicum y vienen a ser sus complementarios más satisfactorios. La indicación de Arsenicum aparece más frecuentemente en un sujeto de Sulphur o de Psorinum, sus complementarios habituales.

COMPLEMENTARIOS

Sulphur, Psorinum

DOSIS

6a, 30a y 200a.