AURUM METALLICUM

Oro.

GENERALIDADES

Tendencia congestiva con hipertrofia e in duración de los órganos congestionados. Disgusto por la vida con tendencia al suicidio.

AGRAVACIÓN: Por el aire frío, por un resfrío, en el invierno, por acostarse en el sol y levantarse, por estar tranquilo.

MEJORÍA: Por el aire caliente, cuando hace calor y durante el verano.

SINTOMATOLOGÍA

Disgusto por la vida con TENDENCIA OBSESIONANTE AL SUICIDIO (Naja) a pesar de que la muerte le aterra.

Humor inquieto, altanero. Siempre preocupado, nunca contento de sí mismo ni de los demás.

Irritable, no puede soportar la menor contradicción, en medio de una cólera loca, verdaderas explosiones que
trastornan su equilibrio y que le apenan después.

Poco sociable, se vuelve misántropo y cae en una melancolía profunda y la muerte a la vez deseada y temida
le parece una liberación.

Hipersensibilidad de todos los sentidos: del olfato, gusto, oído y tacto. Sensibilidad excesiva al dolor y al frío. Dolores muy intensos, penetrantes, terebrantes, profundos DE LOS HUESOS QUE SE AGRAVAN EN EL INVIERNO Y POR LA NOCHE.

Dolores en los huesos del cráneo, que se agravan por la noche, con congestión de la cara, ardores y bochornos de calor. (Por lo tanto el enfermo está mejor si se abriga para estar caliente).

Exoftalmía. Desigualdad pupilar. Dolores intensos en los huesos de la órbita, muy sensibles a la presión. Diplopía. Hemiopía, sensación como si un velo negro cubriera el lado superior del campo visual. EL ENFERMO NO VE MAS QUE LA PARTE INFERIOR DE LOS OBJETOS (Gelsemium).

Hipersensibilidad al ruido, mejoría por la música.

Zumbido y crujido en los oídos. Otitis con supuración crónica y fétida. Sordera.

NARICES hinchadas, obstruídas, ULCERADAS, dolorosas, con agravación al respirar por la nariz.

Sensibilidad dolorosa al tacto con dolores profundos, óseos, que irradian a la mandíbula superior. Ozena (Asafoetida).

Olor fétido de la boca "como de queso viejo". Salivación exagerada. Adenopatía submaxilar dolorosa. Sed y apetito aumentados con deseo de bebidas frías, de café y licores. El enfermo come con glotonería sobre todo al principio de las comidas.

Distensión abdominal especialmente del lado derecho con hígado crecido, doloroso y duro. Evacuaciones amarillentas,  casi decoloradas.

PALPITACIONES VIOLENTAS, con oleadas de calor y batimientos visibles de las carótidas y de las temporales (Glonoinium). Molestia circulatoria considerable, el paciente no puede descansar acostado y se ve obligado a reposar
sentado y con el cuerpo inclinado hacia adelante
. Sensación como si el corazón cesara de batir dos o tres segundos, siguiendo inmediatamente de un latido brusco del corazón con batimientos violentos (Gelsemium) y sensación de des- fallecimiento en el hueco epigástrico.

Orina turbia, como mantequilla, con olor amoniacal y sedimento espeso y abundante. Poliuria.

Dolor tensivo en el testículo derecho que está HINCHADO e INDURADO (Rhododendron.). Hidrocele.

Reglas tardías y poco abundantes. Dolores vivos y tirantes en el útero que se agravan al hacer algún esfuerzo con los brazos. Todo esfuerzo tiene repercusión en la cavidad pélvica. Tendencia al suicidio sobre todo durante las reglas.

Dolores en los miembros, profundos, óseos, desgarrantes y cortantes como cuchillos, se agravan por la noche y por el tacto y se acompañan de un estado congestivo local como si toda la sangre de la cabeza fluyera a los pies. Venas dilatadas, pies pesados e hinchados.

CLÍNICA

El enfermo de Aurum es sanguíneo y congestivo, pero también un sensibilizado que ve todo negro y se exaspera fácilmente. La congestión frecuente de sus órganos que le ponen entorpecido, pesado (ptosis hepática, prolapso uterino); la hipertrofia y la induración que de ello resulta (hígado, testículos, útero) dan la razón de sus principales indicaciones clínicas: endocarditis reumatismal, angina de pecho, hígado cardíaco, hipertensión arterial, pero la agravación nocturna de sus dolores así como su localización ósea, profunda, explican su acción terapéutica en los sifilíticos crónicos.

Aortitis. Arteriosclerosis. Hemiopía. Melancolía. Miocarditis. Orquitis. Otitis. Ozena. Palpitaciones. Parálisis agitante. Parálisis diftérica. Periostitis. Queratitis.

RELACIONES

Argentum nitricum, Lycopodium, Nux vomica (mentalidad). Gelsemium, Digitalis (ojos). Ferrum, Glonoinum, Lachesis (estados congestivos) . Asafoetida, Kali iodatum, Phytolacca (dolores óseos).

COMPLEMENTARIOS

Sulphur y Syphilinum.

DOSIS

30a, 200a y 1,000.