HEPAR SULPHUR

Generalidades

Temperamentos linfáticos y escrofulosos. Infartos glandulares y erupciones con tendencia a la supuración. Hipersensibilidad a todas las impresiones, al dolor y particularmente al frío.

AGRAVACIÓN: Por el frío, el invierno, por la menor corriente de aire frío, por el viento frío y seco, por beber o por comer cosas frías, por el contacto de las regiones dolorosas y estando acostado sobre el lado doloroso.

MEJORÍA: Por el tiempo húmedo y bajo, por el calor, por estar abrigado y caliente, sobre todo de la cabeza y después de las comidas.

Sintomatología

Irritación por la menor causa. Siempre triste, fastidiado, arisco y enojado. Irritable fácilmente sin razón, impulsos de hacer el mal, y a incendiar.

Deseo de cambiar de medio, de ambiente y de lo que le rodea; cada lugar nuevo, cada persona distinta le desagrada y lo irritan. Angustia por la tarde y por la noche.

HIPERSENSIBILIDAD AL DOLOR,* AL FRIO y AL MENOR CONTACTO. No puede soportar la menor corriente de aire. La mayor parte de todos sus síntomas (dolores o tos) reaparecen cuando se descubre.

Dolores fuera de proporción con la acusa que la produce, dolores atroces, agudos, punzantes, COMO PROVOCADOS POR AGUJAS* O PÚAS encajadas en la carne (arg. nitr., Nitric acid.); no puede soportar el más pequeño rozamiento de las regiones dolorosas. Todas las secreciones y excreciones son abundantes, ACIDAS o FÉTIDAS, DE OLOR A QUESO VIEJO.

Dolores en la región del temporal derecho y en la raíz de la nariz todas las mañanas. Neuralgia de la cara, sobre todo del lado derecho, con agravación a la menor corriente de aire. Conjuntivitis purulenta con pus sanguinolento. Ulceras de la córnea. Iritis. Los objetos parecen rojos y más grandes (más pequeños: Plat.).

Dolores en los oidos, agudos, lancinantes, agravación por la menor corriente de aire o el más ligero contacto. Escurrimiento sanguinolento y viscoso, fétido, de olor a queso viejo. Costras detrás y sobre el pabellón de los oídos.

Hinchazón del labio superior que sobrepasa fuertemente el labio inferior (hocio de tapir).

Faringe roja con dolores punzantes como por na espina de madera (Arg. nitr., Ign., Kali carb., Nitric acid.), con irradiación al oído, agravación al deglutir, bostezar. Tendencia a la supuración.

Deseo de cosas ácidas: vinagre, etc. (Verat. alb.). Aversión por los alimentos grasos (Puls.).

Diarrea infantil: evacuaciones ACIDAS, blancas, como de arcilla, sin digerir, fétidas. Heces difíciles, aunque suaves (Alum.).

Dolores agudos, punzantes en la región del hígado, agravación al caminar, por toser, al respirar y por el menor contacto (Bryo., Merc.).

Ninguna resistencia física al frío. Se resfría fácilmente. Coriza espesa, amarillenta, de olor a queso viejo con obstrucción de la nariz desde que el enfermo sale al aire frío, mejoría en una habitación caliente.

Tos seca, ronca, como ladrido, como si una pluma de ave hiciera cosquillas constantemente en la garganta, agravación al inspirar el aire frío y al desabrigarse (Rhus tox., Rum.).

Tos crupal después de media noche, con respiración ruidosa y opresión. Tos floja pero no puede expectorar. Cada acceso de tos se acompaña de sudores abundantes.

Asma crónico que se agrava en el aire frío y seco y mejora en el aire húmedo (lo inverso: Dulc., Nat. sulph.).

Bronquitis crónica con o sin dilatación de los bronquios;

expectoración mucopurulenta, viscosa, de olor a queso viejo.

Micción lenta: debe esperar para orinar, orina casi verticalmente. Cistitis crónica, olor fétido de la orina que está cubierta de una película grasosa.

Escurrimiento pegajoso de la uretra. Herpes muy doloroso. Erupción húmeda entre los muslos y el escroto (Sulph.).

Reglas retardadas de corta duración con prurito vulvar.

Leucorrea abundante, muy irritante, de olor nauseabundo, como de queso descompuesto; olor tan penetrante que impregna la ropa interior. Vegetaciones y verrugas.

Piel muy sensible al frío, no puede soportar ser descubierto. Sabañones, grietas muy dolorosas de las manos y de los pies.

Erupciones secas, algunas veces húmedas, muy sensibles al menor contacto, con prurito y sangrado fácilmente por el rascado.

Ulceraciones de olor nauseabundo (queso viejo) donde los bordes son rodeados de pequeños  puntos supurados y en los cuales el fondo es muy sensible, sangra fácilmente, con dolores quemantes.

Piel enfermiza: TODA PEQUEÑA LESIÓN SUPURA* y cura difícilmente (Sil.).

TENDENCIA A LA SUPURACIÓN. Furúnculos y abscesos siempre intensamente dolorosos y sensibles que se mejoran por el calor. Pus frecuentemente mezclado de sangre, con olor a queso viejo.

Sudores abundantes, agrios, irritantes, se agravan por la noche y al toser.

CLÍNICA

Abscesos. Anginas. Antrax. Asma. Atrepsia. Bronquitis. Coqueluche. Crup. Digestivos (trastornos). Sabañones. Eczema. Hígado (abscesos y congestión). Furúnculos. Grietas. Herpes genital. Impétigo. Laringitis. Ojos (afecciones de los). Otitis. Panadizos. Piemia. Pielonefritis. Sífilis.

RELACIONES

Aconitum, Spongia (tos crupal antes de media noche). Apis (tos al desabrigarse). Argentum nitr., Dolichos, Kali carb. (evacuaciones agrias). Rheum (olor agrio de las evacuaciones y del cuerpo). Barita carb., Kali bich., Rhus tox., Rumex crisp. (tos por destaparse). Lachesis ( sensibilidad de las ulceraciones). Mercurius, Silicea (supuración).

Complementarios

Psorinum, Iodum, Silicea.

DOSIS

6a, 30a y 200a.