*MERCURIUS CORROSIVUS

Bicloruro de mercurio, Sublimado corrosivo.

Generalidades

Acción profunda sobre las mucosas de la faringe y del recto, de las vías urinarias y genitales. Ardores y ulceraciones. Secreciones viscosas y corrosivas.

AGRAVACIÓN: Por la noche.

MEJORÍA: Por el movimiento.

Sintomatología

Debilidad cuando el enfermo se está de pie sin moverse. Descansa acostado sobre la espalda con las rodillas dobladas y elevadas. Insomnio precisamente a las tres de la mañana. Delirio con ansiedad y estupor, mira con los ojos muy abiertos pero no comprende nada.

Cefalalgia congestiva con mejillas ardorosas y dolores tirantes en el cráneo. Ojos prominentes, pupilas contraídas o dilatadas pero insensibles a la luz. Mirada fija.

Inflamación de los ojos con dolores ardorosos intensos que se agravan por la noche. Fotofobia marcada por pasear al sol, con lagrimeo irritante y corrosivo. Párpados edematosos, rojos y excoriados.

Violentas pulsaciones en los oídos que se agravan después de medio día y a la izquierda.

Labios HINCHADOS, SENSIBLES, NEGROS (Arsenicum). Encías hinchadas, esponjosas, sangran fácilmente  (Lachesis). Piorrea. TIALISMO INTENSO.

Lengua hinchada, dolorosa -el enfermo la saca con dificultad- con saburra blanquizca (parte anterior) y amarillenta (parte posterior). Ulceraciones.

Enrojecimiento obscuro de la farige muy hinchada que impide respirar (Lachesis). Ulceraciones con tendencia fagedénica. Adenopatía cervical y submaxilar muy marcada. Dolores ardorosos en la faringe y el esófago que se agravan por la más leve presión exterior. DEGLUCIÓN MUY DOLOROSA, aun cuando sean líquidos.

Sabor amargo o salado por la mañana, algunas veces metálico. Sed por grandes cantidades de agua fría. Vómitos incesantes (Arsenicum), biliosos, verdosos, con sensación de ardor en la región epigástrica. Deseo de alimentos fríos y aversión a los alimentos calientes.

Abdómen doloroso, sensación de magulladura en la región del ciego y del colon transverso, que empeora a la más leve presión.

Diarrea frecuente, PERO POCO ABUNDANTE, mezclada de sangre y moco, CON DESEOS CONSTANTES DE EVACUAR (Cantharis) de día y de noche, con dolores abdominales intensos y CONSTANTE TENESMO rectal y vesical (Cantharis).

Escurrimiento por el ano de un líquido icoroso e irritante. Ardores anales durante la defecación. Tenesmo intenso pero solo se pueden expulsar mucosidades mezcladas con sangre (Cantharis).

Coriza aguda, acuosa, intensamente violenta, con ulceraciones de las alas de la nariz. Coriza crónica con escurrimiento espeso, viscoso, irritante, excoriante. Ozena.

Afonía con espasmo de la glotis. Tos con expectoración de moco mezclado de sangre. Pulso rápido, irregular e intermitente.

Micciones frecuentes, muy dolorosas, CON ORINA QUEMANTE QUE PASA GOTA A GOTA. Tenesmo vesical. Albuminuria, cilindruria.

Hinchazón considerable del pene y los testículos. Escurrimiento uretral espeso, pegajoso, verdoso, con ardor al orinar y tenesmo vesical. Ulceraciones con tendencia fagedénica.

Reglas adelantadas y abundantes. Inflamación de la vulva con dolores ardorosos. Leucorrea amarillenta, de olor nauseoso. Vaginitis.

Dolores agudos en las articulaciones que se agravan por la noche con sudores que mejoran por el movimiento.

Escalofríos por la más ligera exposición al frío. Sudores abundantes al menor movimiento, sobre todo en la frente. Piel fría y húmeda.

CLÍNICA

Acción similar a la de Mercurius, pero mucho más violenta. Albuminuria. Cistitis. Diarrea. Disentería. Disuria. Iritis. Metritis. Nefritis. Noma. Peritonitis. Pielonefritis. Piorrea. Queratitis. Sífilis. Ulcera del estómago.

RELACIONES

Complementario

Silicea (antídoto).

DOSIS

6a y 30a.