OPIUM

 

Papaveráceas: Opio.

Habita: Asia.

Trastornos que se acompañan de adormecimiento profundo o pérdida del conocimiento (coma). Constipación crónica. Malos efectos del terror o miedo.

AGRAVACIÓN.- Durante y después del sueño, por el calor y por los estimulantes.

MEJORÍA: Por el frío.

Todo estado morboso que se acompaña de SUEÑO PROFUNDO.* El enfermo no sufre, no se queja ni desea nada. ENTORPECIMIENTO PROFUNDO CON RESPIRACIÓN ESTERTOROSA Y PERDIDA DEL CONOCIMIENTO. Apoplejía. Coma.

Delirio locuaz, habla constantemente, los ojos abiertos. Alucinaciones terroríficas, el enfermo ve demonios y animales alrededor de su cama. Idea obsesionante: cree que no está en su casa (Bryon.). Delirio tremens.

Convulsiones en los niños cuando se les aproxima una gente extraña, después de un susto de la persona que los amamanta (Hyos. ---- después de una cólera de la madre: Cham., Nux vom.). Emite gritos penetrantes antes o durante las convulsiones (Apis, Hell.). Respiración profunda y estertorosa, ojos desorbitados.

Somnoliento, no puede dormir (Bell., Cham.). Insomnio con agudeza auditiva exagerada: el ruido de un reloj o el canto de un gallo a gran distancia le tienen despierto. Sofocación al dormirse (Grind., Lach.). Durante el sueño carfología (estando despierto: Bell., Hyos.).

La cama parece estar tan caliente que no puede descansar acostado (cama dura: Arn., Bryo., 

Pyr.). El enfermo está agitado y busca un lugar frío o desea destaparse (Sulph.).

Cara congestionada, abotagada, ROJA, CALIENTE, cubierta de SUDORES CALIENTES con extremidades frías. Contracciones fibrilares de los músculos de la cara que se empeoran en los ángulos de la boca. Mandíbula inferior caída.

Congestión cerebral (Acon.). Cabeza pesada, pesantez que se agrava en la región occipital, con vértigos (Gels.) que empeoran después del sueño y al pretender caminar.

Ojos semicerrados, rojos, brillantes, pupilas insensibles, contraídas. Ptosis (Caust., Gels.).

Boca seca. Lengua lívida o negruzca, paralizada, con dificultad para articular y deglutir. Sed intensa.

Vómitos y cólicos con timpanismo considerable y constipación tenaz. Obstrucción intestinal.

ATONIA INTESTINAL y sobre todo INERCIA RECTAL. Ningún deseo de defecar. Heces duras. ESCIBALOS NEGROS (Chel., Plum., Thuja), expulsados únicamente por medio de un lavado. Las materias fecales no pueden ser evacuadas, SALEN Y ENTRAN ALTERNATIVAMENTE* (Sil., Thuja).

Defecaciones involuntarias: sobre todo después de un susto (Gels.), negras, irritantes, por paresia del esfínter.

Afonía después de un susto. Tos seca y espasmódica que se agrava por la noche. Sofocación cuando duerme, se despierta sobresaltado. Respiración ruidosa, rápida, estertorosa y profunda. Tendencia congestiva con pulso lento y lleno.

Retención de orina después de un susto o postparto (Nux vom.) en el niño de pecho, después de una cólera de la madre o persona que lo amamanta, retención de orina después del uso excesivo del tabaco.

Amenorrea por un susto. Convulsiones. Eclampsia.

Piel pálida, arrugada en el niño que presenta un aspecto de viejo (Abrot.). Piel caliente, recubierta de sudores calientes (Samb.) menos en las extremidades inferiores que están frías. Deseo constante de estar descubierto.

CLÍNICA: La característica más sobresaliente de Opium es la ausencia de reacción: pérdida del conocimiento e insensibilidad, pero también falta de sensibilidad a los remedios. Las indicaciones de Opium se manifiestan frecuentemente después de una emoción viva o de un terror.

Alcoholismo. Anuria. Apoplejía. Bradicardia. Coma. Conmoción cerebral. Congestión cerebral. Constipación. Convulsiones. Cianosis. Delirio tremens. Epilepsia. Fiebre puerperal. Hipertensión. Oclusión intestinal.   Peritonitis. Uremia.

Opium es antídoto de los cólicos del plomo.

RELACIONES: Aconitum, Ignatia (emociones). Arsenicum, Cannabis i., Lachesis, Stramonium (delirio tremens). Veratrum v. (congestión). Glonoine (aplopejía).

Complementarios: Alumina, Baryta carbonica, Bryonia, Phosphorus.

DOSIS: 30a y 200a.