PSORINUM

Generalidades

Debilidad profunda y falta de reacción completa a toda terapéutica, psíquica o medicamentosa, después de una enfermedad aguda, un surmenaje intenso o la desaparición de erupciones. Hipersensibilidad al frío. Erupciones cutáneas con pruritos.

AGRAVACIÓN:

MEJORÍA:

PERIODICIDAD:

Sintomatología

El enfermo SIEMPRE TIENE FRÍO, regularmente está muy abrigado, aún en el mismo verano. Nunca se siente suficientemente caliente.

Desesperado, todo lo ve negro, se adelanta a pensar que todo le resultará un fracaso. Desesperado de su enfermedad no prevé su terminación (Arsenicum album) a pesar de que los remedios que le han sido suministrados y que en apariencia han sido muy bien escogidos fracasan y este paciente no reacciona a ningún tratamiento.

Ansioso, tiene temor a morir y perder su salud; melancolía religiosa (Melilotus). Angustia continua que mejora durante las comidas (Anacardium orientale) o por una epistaxis.

Triste, profundamente triste, piensa a menudo en la muerte, tiene temor de morir y quiere terminar. Ideas de suicidio. Muy irritable, se sobresalta al menor ruido, se encuentra de mal humor y busca la soledad.

Incapacitado para trabajar. Debilidad de memoria, no reconoce su recamara después de haberla visto mucho tiempo por la ventana; tiene la necesidad de cierto tiempo para reconocer el lugar en que se encuentra.

Ideas extravagantes: sensación como si la cabeza estuviera separada del cuerpo (Baptisia tinctoria), como si la mitad izquierda de la cabeza no funcionara más.

Ideas fijas durante el día; sueños terroríficos por la noche, sueño de asaltos e igualmente sueña que está enfermo.

Niño delicado, tranquilo durante el día; agitado, inquieto, grita toda la noche (lo contrario: Lycopodium clavatum.).

Siempre se siente de una manera inusitada bien el día que precede a una manifestación morbosa.

Migraña periódica que se presenta cada 8 ó 15 días, o cada tres semanas. Cefalalgia después de la supresión de una erupción o de las reglas y que mejora por una epistaxis ( Melilotus)

Cefalea que empieza de un lado, generalmente sobre el ojo izquierdo, se extiende al lado opuesto, con náuseas, diarrea, vértigo y trastornos oculares. Hemicrania precedida de manchas negras ante los ojos (Lac de flor, Kali bichromicum, Phosphorus)empeorando por la más leve corriente de aire (Borax, Naja) >y mejorando por abrigarse teniendo caliente la cabeza (Silicea terra) y por comer ( Anacardium orientale).

HAMBRE DURANTE LA HEMICRANIA.

Fotofobia, el enfermo se acuesta con la cabeza enterrada en la almohada, siempre tiene los párpados semicerrados. Oftalmia de repetición. Pterigión de repetición.

Otitis con escurrimiento de pus, amarillenta, obscura, irritante, intensamente fétida, de olor a alimentos en descomposición. Escurrimiento crónico persistente después de algunos años. Eczema costroso atrás del pabellón de los oídos con escurrimiento muy fétido.

Resequedad de los labios con hinchazón del labio superior; herpes. Piorrea, los dientes están tan movibles que están próximos a caerse.

Lengua seca, sobre todo en la punta que está ardorosa (Podophyllum), amarillenta y recubierta de pequeñas ulceraciones aftosas.

Mucosidades adherentes al velo palatino con deseo constante de expulsarlas. El enfermo arroja pequeñas masas caseosas, como del tamaño de un guisante, de mal sabor y de olor a carroña (Kali muriaticum).

Anginas de repetición con hipertrofia de la amígdalas, dolores en los oídos al deglutir (Phytolacca).

Sabor dulzaino y azucarado con aliento fétido. Hambre voraz. EL ENFERMO SE VE OBLIGADO A LEVANTARSE POR LA NOCHE PARA COMER (Lycopodium). Desagrado por el cerdo y las patatas. Sed intensa con deseos de ingerir cerveza (kali bichromicum)

Eructaciones amargas que producen sabor y olor a huevos podridos, olor que se extiende por toda la habitación (sobre todo por la mañana: Arnica montana; especialmente por la noche: Antimonium crudum); náuseas y vómitos.

Diarrea brusca e imperiosa,* se agrava por la noche, de la 1 a las 4 de la mañana, acuosa, CAFE, DE OLOR MUY FETIDO a huevos podridos o queso viejo. Defecaciones involuntarias por la noche.

Constipación por atonía intestinal, evacuaciones suaves que son expulsadas con dificultad (Alumina).

Coriza crónica con obstrucción nasal producida por costras y escurrimiento retronasal que aparece por la noche. Pérdida del olfato. Fiebre de heno anual, que aparece el mismo día del mes con antecedentes de asma y eczema.

Bronquitis crónica que se presenta todos los inviernos alternando con erupción cutánea, agravación por la tarde al acostarse con expectoración de una substancia espesa, verdosa, y expulsión dificil que se acompaña de náuseas (Ipeca).

Tos con mucha debilidad en el pecho (Stanannum) y dolor en el lado derecho a nivel de la décima costilla.

Disnea al caminar en el aire frío y estando sentado para escribir, al levantarse, al menear el brazo y mejorando por estar acostado y extendiendo los brazos al lado del cuerpo (por meter la cabeza entre los brazos: Arsenicum album).

Incontinencia nocturna de orina, agravación durante la luna llena con eczema.

Impotencia con ausencia de erección y aversión por el coito. Escurrimiento uretral crónico con vegetaciones papilomatosas sobre el prepucio, ardor y prurito (Thuja).

Reglas irregulares, poco abundantes, durante algunas horas y muy poco coloreadas.

Leucorrea abundante con substancias espesas de olor intolerable a carroña y que se acompaña de dolores violentos en el sacro.

Mamas hinchadas, dolorosas, con enrojecimiento del pezón y sensación de quemadura y prurito.

Debilidad de la espalda y las articulaciones, como si estuvieran dislocadas. El niño se cae fácilmente sin causa. En el adulto una pierna se le dobla bruscamente. Tendencia a las torceduras.

Temblores de las manos y de los pies. Sudores de manos y de pies, viscosos, muy desagradables. Pie izquierdo más frío que el derecho (lo contrario: Lycopodium).

Piel de aspecto sucio, como si nunca se lavara y enfermiza, cara pálida, aceitosa y grasosa con erupciones costrosas y escurrimiento. Olor extremadamente desagradable del cuerpo, olor a carroña, persistente, aun después del baño.

Erupciones diversas: Pápulas, vesículas, acné, furúnculos, herpes, urticaria, eczema, herpes seca, y costras con escurrimiento de olor intolerable a carroña y que produce náusea. ERUPCIONES QUE APARECEN EN INVIERNO Y DESAPARECEN EN VERANO, alternando con cefalagia, tos o asma bronquial.

Pruritos extremadamente intensos, no mejorados por el rascado, se agravan por el calor de la cama y después de un baño (Sulphur). Insomnio por pruritos intolerables. Tendencia a la supuración (Hepar sulphur).

Sudores abundantes, persistentes después de una enfermedad aguda y por el menor ejercicio.

CLÍNICA

El sujeto de Psorinum tiene horror y fobia al frío, que provoca y agrava todos los síntomas (el enfermo usa tres calzoncillos y alrededor de seis chalecos). Siempre se encuentra muy sensible a los cambios de tiempo y sobre todo antes de una tempestad (Rhododendron, Phosphorus). Su falta de reacción es completa y su eliminación es variada como hemicranias, tos, dolores neurálgicos, asma, fiebre de heno, pruritos, erupciones, sudores, diarrea y escurrimientos, para eliminar las toxinas adquiridas y sobre todo hereditarias que le agobian desde su nacimiento. Atrepsia. Bulimia. Eczema. Melancolía. Otitis. Psoriasis.

RELACIONES

Todos los remedios pueden encontrar su relación con Psorinum, principalmente los remedios “frios”:

Complementarios

DOSIS

30a y 200a.